MIÉRCOLES, 13 de Diciembre de 2017

InHouse

21/02/2013

Iluminando tus espacios y sentidos

La iluminación es un tema que a veces descuidamos. Es muy importante tenerla en cuenta no sólo por motivos estéticos, sino también por razones de eficiencia energética y respeto del medio ambiente.
Compartir esta nota
Podemos utilizar colores fríos, cálidos y de media estación para hacer la diferencia entre los ambientes y no sólo tener luz alumbrando por ahí.

Es por ello que cada vez son más las personas que quieren crear en su casa un espacio en el que  puedan pasar unos momentos de tranquilidad. Después de una jornada de trabajo, muchos necesitan de un ambiente de calma y confort. Un lugar donde se puedan relajar o simplemente invitar algunos amigos para disfrutar de una cena agradable. 

Lo puede se conseguir con la iluminación

Un ambiente de intimidad se logra con colores que nos gustan, con aquellas piezas divertidas o clásicas que compramos en un viaje, cuadros o grabados en los muros, en fin, todo lo que pueda lograr esa comodidad, pero lo que le dará ese “toque” serán las luces; existen de diversos tipos, texturas, colores y formas. No debemos olvidar el ahorro energético (para tener menos gastos a fin de mes) y el desahogo de nuestros sentidos, que es lo que nos interesa.

La iluminación en LED (light-emitting diode) está de moda, pueden costar cuatro veces más que una lámpara fluorescente normal pero a la larga es muy económica en su consumo. Los profesionales de la iluminación están buscando enseñar a sus clientes en cómo utilizarlas eficientemente.

Un juego de luz y sombra  es capaz de promover efectos como ampliar un espacio, hacerlo más acogedor o moderno. Las posibilidades son muchas, solo piensa cómo deseas personalizar la escena. 

Las colores para luminarias vienen más oscuras, en tonos marrones, negros, grises como para dejar que la luz sea el elemento natural de la escena, casi ocultando lámparas y camuflando las luces en el contexto, sin “destacarlas”, pero si integrándolas.

Usar la iluminación tras los objetos, es algo que deja el espacio más tranquilo y eso puede ser en el techo o en una hornacina.

Para las cocinas y mesas se debe utilizar luces direccionales, que vienen de pendientes exactas hacia un punto específico. Mientras que en los techos se deben colocar focos de luz pequeños separados de manera equidistante en el mismo color de la pintura, para formar una línea, también direccional, pero más alta y más clara. 

No podemos olvidar los armarios, la luz que debemos utilizar es un neón, queda muy bonito y útil cuando no tenemos una ventana.

Muchos muebles vienen con sus lámparas, que nos permiten hacer más fácil la decoración, un toque de “lounge” hace que el espacio sea más íntimo.

Los productos para iluminación poseen sus diferencias más allá del simple diseño, precio, calidad e intensidad de luz, es fundamental elegir una selección que satisfaga nuestras necesidades y también, componer los ambientes de manera dinámica, funcional, rico en colores y sensaciones. 

Escribe Lu SANTOS

Deja tu comentario