DOMINGO, 22 de Octubre de 2017

Gourmet

31/01/2013

Comer saludable en un ambiente agradable

A contados metros del centro histórico de Barranco y escasos pasos de la comisaría del distrito, el Jirón Colina atesora una casa de estilo republicano, de esas que aún se resisten al inclemente boom de la construcción inmobiliaria.
Compartir esta nota
Las Vecinas Eco-Bar es el más reciente inquilino del predio mencionado y signado con el 108, justo a mitad de la cuadra.

Al cruzar las puertas del lugar, nos recibe apaciblemente un conjunto de ambientes decorados agraciadamente con botellas de leche de los 60s, mesas construidas con puertas antiguas y carretes reciclados, y muchos objetos más que son rescatados para recibir una segunda oportunidad, convirtiéndose en algo hermoso, diferente y funcional; que a su vez evocan en el visitante momentos nostálgicos de la juventud y claro está, de la niñez.

Sentados en una de las tantas y acogedoras mesas recicladas del local, nos recibe para conversar, Zonia Zeña su propietaria, quien como muchos peruanos ha regresado del extranjero, en este caso en particular ella busca compartir con los limeños a través de este su proyecto, como se aprovechan y disfrutan los espacios más simples en el viejo mundo.

Con una cautivadora y helada limonada de mango, sumándose en la mesa una colorida y bien surtida carta, por supuesto elaborada en papel reciclado; Zonia acompañada con el fondo de un ‘playlist’ que no compite con la conversación, nos cuenta muy entusiasmada sobre este ingenioso concepto, Las Vecinas Eco-Bar, nace de una idea que viene de visitar varios lugares en el mundo, y así crear un lugar en donde uno pueda disfrutar de un buen ambiente y comer saludable, queremos que sea como la segunda casa del visitante”.

De la misma forma, y con la misma alegría contagiante, esta joven e innovadora empresaria nos refiere sobre las bondades de su carta y de lo que ahí se ofrece, nos recalca que usan productos orgánicos, artesanales, de estación, sustentables y de comercio justo de diferentes partes del Perú y de un poquito más allá de nuestras fronteras.

Nosotros habiendo visitado este acogedor punto barranquino, por el momento nos quedamos con el delicioso sabor a la limonada de mango, recomendamos probar el rico café orgánico para inspirar sus mañanas, y por la tarde casi al oscurecer pedir las ricas tapas y la espumante cerveza artesanal. El resto se lo dejamos a usted, y al sentimiento que evoque en sus pensamientos su visita por el lugar.

Escribe Christian SALOMON CZERNIAK

Deja tu comentario