SÁBADO, 21 de Octubre de 2017

Fanboy

04/11/2013

Cuando el perro llega a la vejez

Cuando nos hacemos viejos, necesitamos de mayores cuidados. Los perros, también necesitan tiempo, paciencia y dedicación. Por eso, hay factores de extrema importancia que debemos considerar, para cuidar sus hermosos "años dorados".
Compartir esta nota
"Los primeros cambios que notamos en un perro  anciano, se relacionan con su estado físico. Es decir, dificultades para caminar, ya sea por problemas de articulaciones, cegueras o problemas del corazón, entre otros", nos dice: Carlos Lozano entrenador y psicólogo canino de Adiestramientos IRON CAN.

Estos cambios pueden aumentar o disminuir según la calidad de vida que les brindemos. Cabe recordar, que un perro es considerado anciano a partir de los ocho o nueve años de edad y es imprescindible que reciban una constante atención veterinaria: oídos, dientes (profiláxis) y baños temperados. En cuanto a su alimentación, necesitan más minerales y menos proteínas en su dieta diaria.

Los perros de la "tercera edad" también necesitan de paseos diarios, pero evitando los esfuerzos innecesarios como correr grandes distancias, subir colinas, escaleras o tener prolongadas exposiciones al sol. "Nunca debemos cortarles sus paseos porque les inyecta ganas de vivir, así como al humano desempeñar un trabajo por más sencillo que parezca. Es importante que los ayudemos hasta el final de sus días,  usando correas o arneses especiales que nos permitan semi levantarlos para que hagan menos esfuerzo al caminar".

"Recientemente vi a un hombre que seguía a su hijo canino, con una carreta de madera y cuando se cansaba lo echaba en ella y terminaban el paseo juntos, todo un ejemplo de amor", comentó.

De igual forma,  el especialista recomienda, no hacerlos sentir como un estorbo sino todo lo contrario, aprovechar esta oportunidad para  devolverles todo lo bueno que nos dieron, cuando eran jóvenes. 

"Al igual que los humanos, un perro anciano se deprime y se siente solo. Incluso, la inseguridad por abandono aumenta. Por eso, nunca pensemos en dar en adopción a un perro anciano porque lo más probable es que este animalito se deprima terriblemente y muera en pocos días. En todo tiempo ama el amigo y es como un hermano, en tiempo de necesidad", concluye Carlos Lozano.

Ya lo sabes, disfruta de los últimos años de tu engreído llenando su vida de alegría.

Escribe Shanny ROBLES PLASENCIA

Deja tu comentario