DOMINGO, 22 de Octubre de 2017

Fanboy

06/01/2017

El secreto de Resident Evil (en el cine)

Tal como ya se venía diciendo, la nueva película de la saga, Resident Evil: Retribution, será también la última. Catorce años después de la primera entrega, la historia comenzó en los laboratorios subterráneos de Umbrella llega a su fin.
Compartir esta nota
Mientras esperamos el estreno, reflexionemos: ¿Cómo esto pudo durar tanto?

Es imposible no tener sentimientos encontrados. Para los que vieron la primera película en 2002, Resident Evil era el sueño de cualquier jugador. Pese a lo limitado del argumento, Mila Jovovich estuvo genial y los zombies también. Es imposible no recordar toda la acción y la adrenalina que sentimos de inicio al final durante esa hora y media.

La segunda parte, Resident Evil: Apocalypse, fue algo más modesta. Pese a que se incorporó personajes que sí aparecían en el videojuego (Jill, Némesis, etc) y que había más contexto, no tuvo tanto impacto como la anterior. Igual, la película se dejaba ver y tenía un par de escenas interesantes.

Con esto en mente y sabiendo cómo es Hollywood, sabíamos que venía una tercera parte, como para cerrar la trilogía. ¡Qué ingenuos fuimos! Luego del estreno y el éxito en taquilla, vino otra y otra más. En algún momento, ya no se podía saber si la ansiedad era por los zombies o por saber que ya se había firmado una nueva entrega.

Ahora, esto no quiere decir que las últimas dos películas hayan sido aburridas. De hecho, las numerosas licencias que se han tomado los guionistas han permitido al espectador pensar en la película como algo separado del videojuego. Solo así se explica que durante catorce años hayamos asistido al cine para ver cómo Mila Jovovich salva el día una y otra y otra vez.

Por eso, esperamos que esta última entrega reivindique la fidelidad que hemos tenido como público y cierre este episodio de nuestras vidas por fin y para siempre.

Escribe Carlos Germán GUERRERO ARGOTE


Deja tu comentario
Revista Zoom
Revista Zoom


Revista Zoom