DOMINGO, 22 de Octubre de 2017

Gourmet

18/05/2016

Una lonchera fácil de preparar y saludable

Iniciaron las clases, y después de preocuparte en los útiles, el uniforme y todo lo referente al colegio de tus hijos, lo siguiente en que te pones a pensar es la lonchera que llevarán todos los días. Ahora te ayudaremos a prepararlas.
Compartir esta nota
Es importante, saber que una lonchera preferentemente debe estar con un alimento sólido (por ejemplo, un sándwich), una fruta y una bebida. No es necesario exagerar con las cantidades.

Del mismo modo un estudio publicado por el Programa de Nutrición y Dietética de la Unifé nos presenta tres propuestas de refrigerios para cada edad:

Lonchera preescolar. Un pan de molde con pollo deshilachado, media taza de sandía a cuadritos y 200 ml de limonada.
Escolar de 6 a 10 años. Un pan con huevo revuelto, un melocotón y refresco de carambola (500ml).
Adolescente de 11 a 17 años. Un sándwich triple (palta, tomate y pollo), una manzana y un refresco de maracuyá (500ml).

Otro punto a considerar es que si a un niño le prohíbes una comida “chatarra”, algún amiguito le va a terminar invitando. Es preferible dar una recompensa una vez a la semana y dejarlos comer, por ejemplo, un chocolate. Lo importante es que no sea diario y que se acostumbren a tener mejores hábitos alimenticios.

Usa tu creatividad para llamar la atención de tu hijo. Ellos buscan comidas sencillas que puedan consumir con facilidad; trata siempre de ir variando, no los aburras con las mismas cosas.

Para lograrlo, puede optar por usar moldes especiales, o cortar los alimentos en distintas formas como círculos, cuadraditos o en tiras y así captar su interés. Pon envases seguros y fáciles de abrir que no sean de vidrio.

A continuación te daremos una alternativa de lonchera para la semana:

Lunes: Un pan con atún, una naranja y refresco de melocotón.
Martes: Un pan con pollo sancochado, un trozo de papaya y chicha morada.
Miércoles: Una sandwich triple (huevo duro, palta y tomate), una granadilla y para completar un vaso de emoliente.
Jueves. Un pan con paté, cinco ciruelas y refresco de maracuyá.
Viernes: Una cachanga o panqueque, acompañado de un vaso con yogurt y refresco de naranja. 

No olvides de fomentar el hábito en tus hijos de lavarse las manos diariamente antes de comer para prevenir enfermedades. Es recomendable que  una vez al año te fijes en su peso y talla para ver si están acordes a su edad.

Así que ya sabes, cuando te despiertes para preparar la lonchera, por más flojera que tengas, tómate tu tiempo y escoge los alimentos adecuados para que tu hijo crezca sano y fuerte.

Escribe Gissela CARHUAMACA PORTILLO

Deja tu comentario