SÁBADO, 21 de Octubre de 2017

Fanboy

31/01/2013

¿Generación de hoy con banda sonora de ayer?

Alguna vez alguien dijo que ahora la moda es lo de ayer; eso es cierto. Hoy resulta común ir a un concierto de Iron Maiden, Metallica o Pearl Jam y ver a chicos que no han crecido con esa música pero disfrutan del arte.
Compartir esta nota
Como oyente me gusta escuchar cosas nuevas, pero encuentro pocas cosas realmente novedosas. Quizá este sea el motivo por el que los chicos escuchan bandas de décadas pasadas. Suele pasar. 

Alguna vez escuché Ratones Paranoicos en la década del noventa y termine escuchando discos de los Rolling Stones, los cuales me llevaron a New York Dolls (banda de la que soy gran hincha a pesar de que sacaron discos cuando yo no existía) y terminé oyendo a Bo Diddley. 

Hace poco mis orejas se pegaron a Mars Volta (una gran banda cuya música me parece fascinante, pero demasiado oscura hasta el punto de asustarte) y eso me llevó a escuchar discos de Larry Harlow y Yes. De esto trata el tránsito de la música, de llevarte de un artista a otro.

No hay nada como crecer con una banda y que los integrantes de esta se hagan viejos contigo. Es un feeling distinto. Cómo me hubiera gustado crecer en la época de los Beatles y hacerme viejo conforme Lennon también lo hacía. 

Por ahí que mi adolescencia se dio con grupos como Nirvana y Radiohead, con los cuales he crecido (al primero lo escucho con nostalgia, al segundo lo oigo de cuando en cuando, pero ya no lo sigo). Me pregunto si los chicos de hoy tienen alguna banda con la cual crecen y se sienten representados. 

Espero que sea así, sin embargo la música es un refugio seductoramente abierto para todos y queda totalmente demostrado, sino no existiría gente que escucha Mozart y Bach, y no a compositores contemporáneos. Para el arte no hay límite ni pecado de percepción.

Escribe Aarón ORMEÑO HURTADO

Deja tu comentario