JUEVES, 17 de Agosto de 2017

Trending

31/01/2013

¿Ser o no ser Geek?

Una pregunta que parece fácil de resolver, pero que a la vez nos cuestiona una serie de interrogantes quizás intranscendentes y otras muy relevantes para nuestra vida diaria y futuro profesional.
Compartir esta nota
¿Qué es un geek? Si vamos a Wikipedia, que pese a no ser la fuente más fiable de “conocimientos” es un referente de búsqueda simple de información que nos permite luego ahondar más en cualquier tema, es bastante certera en este campo; Geek (del inglés geek, pronunciado "guik”) es un término que se utiliza para referirse a la persona fascinada por la tecnología y la informática.
El término «geek» en español está relacionado sólo con la tecnología, a diferencia del uso del inglés, que tiene un significado más amplio y equivalente al término español “friki”. 

Para nuestro artículo utilizaremos el concepto inglés, que supone la definición de una “tribu urbana” que hace que sus integrantes decidan profundizar en sus conocimientos y afición por estos medios, y por tanto, en sus opiniones y “modo de vida”.

Hay listas que “definen” los parámetros de ser un geek y convencionalismos de síntomas de que alguien lo es, como por ejemplo:

Coleccionas mensajes de SPAM graciosos - Le hablas a tus computadoras, no porque estés aburrido, sino porque tienes miedo de que ellas estén aburridas. - La proporción de computadoras a humanos en tu casa es de por lo menos 4:1. - Estás totalmente libre de las líneas de bronceado. - Cuando alguien dice ‘deportes organizados’ piensas ‘LAN party’ - Has perdido la prácticamente todas tus habilidades sociales. - Cuando tienes que conversar con otros, hablas un lenguaje encriptado de acrónimos descifrables solamente por otro geek...
 
En suma, una larga lista de “generalidades” que definen solo a una parte del colectivo, que son los llamados “excluidos sociales”, propio también de los fanáticos del fútbol o de otros grupos de fanáticos similares.

Considerarse un mega friki no significa ser un geek, de esos hay en todas las áreas (fútbol, Star Trek, Señor de los Anillos, fanboys de Apple, etc.).

Lo único que un geek tiene en común con un mega friki de cualquier otra área es que considera el término ‘geek’ como un cumplido. Por tanto, un geek no es un nerd o un devorador de libros, si no una persona apasionada por la tecnología.

Un geek nace geek

Todo apasionado de la tecnología tiene un componente de curiosidad innata desde muy pequeño, una fascinación por los aparatos en mal estado o en desuso, los examina y desmantela sin leer manuales y se interesa por como sacarles provecho  e incluso, utilizarlos de maneras que nadie ha pensado antes (o eso creen todos los geeks, ingenuamente).

¿Existe un componente social y educativo?

El entorno, la familia y la publicidad definen la capacidad del geek en ahondar en la tecnología, así como la facilidad de acercarse y manejar todo tipo de dispositivos.

Si desde niño no pudiste curiosear con los equipos, no serás un geek a menos que lo lleves dentro, ya que al alcanzar la edad adulta podrás interesarte más por ello (dependiendo de que el trabajo y las responsabilidades familiares no disminuyan tu tiempo para dedicarte a tal fin).

Un geek se define a sí mismo entre su adolescencia y su madurez, desde los 13 años a los 30 normalmente, siempre hay geeks “tardíos” en descubrir su pasión.

¿Cómo ser un Geek?

Esta es la gran pregunta, un geek se hace geek porque se interesa por las publicaciones y revisiones de sus áreas de interés. Internet y las redes sociales son una parte vital de este proceso de aprendizaje, así como la definición de preferencias y opiniones.

Un geek dedicará gran parte de su tiempo a estudiar e interactuar en foros y redes de tecnología, leer artículos de opinión de profesionales o especialistas y convertir en “gurús” a los personajes más prominentes del medio (o a los que le iniciaron en tal camino en su entorno).

Para ser un geek puro debes tener una actitud abierta, comparar diferentes puntos de vista, tener opinión propia y, sobre todo, no ser fan incondicional de una marca o fabricante o quedas como un fanboy, el principal peligro del geek.

El geek puede ser “iniciado” en una tecnología por sus allegados o por un “gurú” de algún medio, centrando sus conocimientos en una o varias áreas (nunca se llega a conocer casi todo, pero se conoce algo más de algunas cosas que de otras).

Hay que tener mucho cuidado con los falsos “gurús”, que en realidad son fanboys disfrazados, en un principio, parecen grandes conocedores de temas, pero un geek “de verdad” critica incluso sus preferencias y no defiende puntos indefendibles, nada es “lo mejor” para todos, el mundo tiene derecho a opinar en base a sus conocimientos y sus necesidades.

¿Cómo ser un geek y no morir en el intento?

Es recomendable generar conocimientos de manera personal, tener la mente abierta y sin miedo a la equivocación. A veces, la intransigencia del geek no lo deja ver la realidad tras la “cortina de humo” de la tecnología novedosa o potente, algo nuevo  puede no ser lo adecuado para las personas o el mercado en ese momento.

¿Cómo afecta esto a nuestra vida?

Un geek siempre intentará disponer de tecnología avanzada o trabajar en algo relacionado con el medio, desde ser dependiente de una tienda a ingeniero o diseñador de tecnología (incluso en marketing y periodismo).

No será mucho mejor por estar más “arriba” en el escalafón tecnológico, si no por la pasión y el esfuerzo que tiene por conocer más sobre lo que le interesa. Comprará tecnología y aplicaciones por encima de sus útiles de trabajo, su ropa o productos de uso diario.

El “boom” de las redes sociales facilitan a los geeks estar al día con las aplicaciones desde cualquier lugar, muchos ya no interactúan tanto en el campo de las tecnologías sino que están presentes en ellas; convirtiéndose en bloggers para expresar su opinión, interactuar con otros geeks o “evangelizar” a usuarios simples y , últimamente, convirtiéndose en community managers.

Recuerda que ser un geek te hace bueno para muchos trabajos o para explotar tus conocimientos en las redes sociales, disfruta de esta pasión, pero de una manera sana y que aporte a tu vida.

Escribe Fares KAMELI MARIATEGUI

Deja tu comentario