JUEVES, 17 de Agosto de 2017

Fanboy

31/01/2013

Las reglas del universo zombie

De un tiempo a esta parte se ha puesto de moda la temática zombie y debemos agradecérselo muy especialmente a la serie de TV "The Walking Dead", que actualmente arrasa en la televisión a nivel mundial.
Compartir esta nota
Pero este universo tiene ciertas reglas basadas en el trabajo de quién es considerado su padre: el director de cine George Romero cuyas películas "La Noche de los Muertos Vivientes" son consideradas referente absoluto para entenderlos. Veamos algunas de esas reglas.

Los zombies son cadáveres. Para convertirse en zombie es indispensable morir y tras eso no se "vuelve a la vida" como zombie. Es indispensable un breve periodo de tiempo en que se está efectivamente muerto.

No se los puede “curar”. El proceso es totalmente irreversible: una vez muerto el infectado y convertido en zombie nada se puede hacer por volverlo a como era. De hecho, una vez infectado no hay cura posible, solo es cuestión de horas para que morir y volver como zombie. 

El contagio es a través de fluidos. Uno puede ser tocado e incluso bañado en fluidos cadavéricos, pero si no entran en contacto con el torrente sanguíneo del vivo, éste puede seguir luchando. No es buena idea ingerir sangre o carne de zombie. 

Los zombies no se están alimentando. No tienen funciones alimenticias, solo que en la parte más profunda de su cerebro está el instinto por alimentarse. Luego de mordisquear un poco abandonan a su víctima, que en el caso de que quede suficiente de él, será un zombie. 

Los zombies no atacan animales. Los animales no pueden ser zombies. Hay controversias en este punto, pero lo más aceptado es que todos los animales están a salvo y no serán atacados.

Los zombies se están pudriendo. Muy lentamente eso sí, pero continúan el proceso de descomponerse. Se suele creer que tras un periodo de tiempo la epidemia zombie se acaba porque se quedarían sin musculatura para moverse. Pero eso puede tomar meses.

Los zombies se mueven despacio. En espacio abierto, un zombie solitario es fácil de esquivar y de eliminar. Todo se complica si se trata de 30 zombies avanzando juntos pues atacan más rápido de lo que se les puede eliminar y eventualmente te devoran.

Curiosidades físicas. Los zombies son ciegos o casi ciegos pero tienen un gran olfato y oído. Son más fuertes que cuando estaban vivos y carecen de cualquier tipo de inteligencia. Los zombies no respiran y la única manera de pararlos es destruir su cerebro.

Ahora que ya sabes estas reglas básicas memorízalas para momentos de necesidad, pero lo ideal es irse preparando para un eventual apocalipsis zombie. Necesitas un auto blindado, un bunker y un buen arsenal. Y un perro. Puedes invitar a un par de amigos y también a la novia, que luego habrá que repoblar el mundo y, simplemente te queda esperar.

Escribe Jorge TOMAS ROMERO

Deja tu comentario