MARTES, 13 de Noviembre de 2018

Fanboy

13/08/2015

Un reencuentro con Onetti

El escritor es más que un premio o un par de libros. El uruguayo es el centro del documental “Jamás leí a Onetti”, producido por Tornasol Films y dirigido por Pablo Dotta que pretende revivir las obras y el pensamiento del autor de El Pozo.
Compartir esta nota
Con la narración de Eduardo Galeano y sus aportes sobre escenas de la vida de Onetti, el documental empieza mientras intentan recrear Santa María, el espacio creado por el escritor para el desarrollo de sus más recordadas novelas, entre ellas la llamada trilogía de Santa María: “La vida breve”, “El astillero” y “Juntacadáveres”.

La calle Gonzalo Ramírez en Montevideo y la avenida en Madrid, fueron lugares en los que el autor se asentó y recibió la visita de Galeano, quien cuenta que Onetti aparentaba ser arisco “Era un falso puercoespín. Nos quedábamos horas. Él en su cama perpetua siempre de cara al techo, explorando las manchas de humedad, fumando y convidándome un vino”.

Además, el escritor de “Las venas abiertas de América Latina”, señala que Onetti decía cosas para provocarlo, pero sólo para saber si había aprendido una lección que él mismo le había enseñado: “Las únicas palabras que merecen existir son las palabras mejores que el silencio”.

A propósito de la humanidad de Onetti, su esposa, Dolly Onetti, músico jubilado de la Sinfónica de Madrid, declara que el autor era muy apegado a la imagen de un hogar. Por ello, para que él se sintiera cómodo, recreó la habitación central de la casa de Montevideo en la casa de la avenida América en Madrid. Apunta también que fue un hombre que tendía a decaer y enfermarse, y que tuvieron que vender dos de sus casas para poder pagar la cuenta del “loquero”, como ella misma dice.

En la parte final y más sensible, el principal referente de este documental, Galeano, habla de los afectos y admiración de Onetti hacia Juan Rulfo y José María Arguedas, argumentando que cuando  le leyó un pasaje en el que el escritor peruano le mencionaba en su libro “Los zorros de arriba y los zorros de abajo”, el uruguayo “simuló que podía poner cara de estatua. Pero yo no podía (Galeano) y bajé la mirada por pudor. Para no ver el tajo de humedad que le atravesaba la cara”.

Además de Onetti, el documental dibuja lo particular de sus escritos: la soledad, el pesimismo y el sarcasmo puro que según los entendidos en la materia, pocos pueden entender. Tal y como anota Mario Vargas Llosa en una entrevista a la agencia de noticias AFP sobre Juan Carlos Onetti Borges: “Su mundo es un mundo más bien pesimista, cargado de negatividad, eso hace que no llegue a un público muy vasto” declaró en mayo del 2008.

Una vista hacia el interior del autor, de sus allegados, de su influencia y relación con un mundo más honesto, aunque taciturno en el documental producido por la televisión española y disponible en el portal web de la misma. Descubre a Onetti y a sus libros, mira el documental. 

Escribe Karla Alessandra SANTOS MENDOZA


Deja tu comentario