LUNES, 18 de Junio de 2018

Gourmet

07/08/2015

El aperitivo hecho cena

En el Perú y el mundo, el viejo truco de atraer personas a un local llamándolos por la buena comida económica se ha convertido en una actividad bastante famosa. Conoce de qué se trata y porque es preferible un bocado antes de la cena.
Compartir esta nota
El aperitivo son pequeñas porciones de comida que se toman para abrir el apetito antes de los platillos principales como el almuerzo  y  la cena. Por lo general, no se hace todos los días, y viene acompañado de una bebida que puede ser un cóctel o una gaseosa. En Europa es muy común esta práctica.

Muchos locales en este continente, han optado por la gran idea de mezclar este famoso aperitivo con la cena, es decir, un "apericena" que es como le llaman a este sensacional invento. Se trata de abrir el local con un buffet, en el que se presentan infinidad de platillos completos para elegir,  se paga una sola vez y el consumidor puede comer todo lo que desee.

La gran idea proviene de hace muchos años, cuando se tomaba un cóctel  y ofrecían de manera gratuita pequeñas porciones de alimentos como aceitunas, papas, maní, entre otros para acompañar la bebida. Debido al enorme suceso, algunos bares europeos decidieron ofrecer los pasteles salados y dulces que sobraban de las mañanas.

Hoy en día, es tanta la comida que ofrecen a un cómodo precio, que al final puedes terminar cenando en el local al que fuiste solo para beber una copa. Es una opción muy atractiva para el  turista, visto que no debe gastar demasiado en cenas de costosos restaurantes, porque es muy probable que en los aperitivos se le ofrezcan la gastronomía tradicional que busca.

Los países que siguen esta nueva moda gastronómica han ido creciendo cada vez más, y es una cosa positiva para los pubs y bares que ofrecen este servicio tan original, y sin duda alguna, también lo es para los jóvenes viajeros y lugareños. Con el tiempo influenciará también en ciudades de Sudamérica en las que se espera tenga la misma acogida.

Escribe Julia NEBEKA PIMENTEL


Deja tu comentario