VIERNES, 14 de Diciembre de 2018

Trending

03/08/2015

¿Cómo lograr una sonrisa espectacular?

¿Sabes cómo usar el cepillo o qué complementos bucales son los más recomendables? Ahora te enseñaremos lo que debes saber sobre el cuidado de los dientes. Sigue leyendo y aprenderás todo acerca de la limpieza de tu boca. Toma nota.
Compartir esta nota
Lucir unos dientes lindos y sanos siempre se ve bien. Pero muchas veces estos se ven afectados de una sustancia dura y amarillenta que se va formando poco a poco en una zona próxima a las encías, nos referimos al sarro. Conozcamos un poco más sobre este conocido enemigo íntimo de nuestros molares.

El sarro está constituido por sales de la saliva, y de células que provienen de la descamación de las mucosas. El problema de su presencia es que este no solo crece hacia afuera sino también hacia adentro, adhiriéndose a la raíz del diente, lo que da lugar a que nuestro hueso pierda fuerza y se vayan aflojando las piezas dentarias.

Por eso es importante saber cómo usar el cepillo. Su posición adecuada al lavarnos es de 45 grados, apoyándolas cerdas  entre la encía y el diente, lo que permite limpiar todas las superficies visibles con un giro de la muñeca. Se recomienda hacer ocho repeticiones de cepillado en cada zona.

El hilo dental es sumamente importante porque la comida que se queda entre las muelas, no puede ser removida con el cepillo dental. El uso de este recurso consiste en introducirlo entre los dientes, limpiar frotando las superficies entre cada uno de ellos, removiéndolo horizontalmente y no verticalmente.

Una mala limpieza bucal desencadena diversos problemas como caries, inflamación gingival, retracción de las encías, mal aliento y aflojamiento de las piezas dentarias. Para evitar esto, te aconsejamos visitar a tu dentista cada seis meses, porque hay zonas que el cepillo no puede remover. También puedes complementar tu higiene con enjuagues bucales.

Ahora que ya sabes cómo realizar el correcto aseo dentro de tu boca, atrévete a sonreír de oreja a oreja y luce tus dientes, sin temor a mostrar nada que opaque tu linda sonrisa. 

Escribe Gissela CARHUAMACA PORTILLO


Deja tu comentario