DOMINGO, 19 de Noviembre de 2017

Fanboy

26/05/2015

Grandes dibujos animados que fueron un desastre en el cine

Como fanático de los dibujos animados, alguna vez debes haber pensado en cómo serían en la vida real. Para darnos el gusto, Hollywood intentó recrearlos en la pantalla grande, y el resultado fue: implorar no haberlo imaginado jamás.
Compartir esta nota
Soñar no cuesta nada, pero las películas que veremos a continuación hacen que cualquier persona quiera pagar para dejar de sentir que está viviendo una pesadilla. Te presentamos cinco películas que con solo verlas dirás, ¿en qué estaban pensando los creadores?

Popeye. El desaparecido Robin Williams y su talento, no pudieron con las expectativas del público en su primer protagónico representando al musculoso marinero. Quizá la película sea tan mala que es probable que no supieras que nuestro amigo amante de las espinacas tenía una participación en la pantalla grande. Además de ser un fracaso en las ventas, Popeye fue asaltada por la crítica y conminada al olvido. La versión animada en 3D planea sorprender al público, sólo esperemos que sea gratamente.

Los Picapiedra. Otro tropiezo de Hollywood que reafirma que los dibujos animados llevados al cine son producciones de futuro incierto. Los Picapiedra y los Mármol decepcionaron a los críticos, pero sorprendentemente recibieron el respaldo del público. A pesar de las puntuaciones recibidas por los expertos y un premio Golden Raspberry o Razzies, más conocidos como ‘Antioscar’ por el peor guión, la película obtuvo ganancias que provocaron la producción de una precuela: Viva Rock Vegas, considerada la peor película del 2000.

Scooby Doo. Las aventuras del perro más miedoso de la televisión fueron trasladadas a las salas de cine bajo la dirección de Raja Gosnell, director en cintas como Never Been Kissed o Big Momma’s House. La película obtuvo un puntaje de 4,3 de 10 en el conocido sitio de críticas Rotten Tomatoes y comentarios negativos por parte de los especialistas. Sin embargo, según el Box Office Mojo, las ganancias ascendieron a 275 millones de dólares, colocándola como la número 15 más taquillera en el 2002.

Speed Racer: Meteoro. Las aventuras de Meteoro intentaron conducir a la audiencia a la diversión, pero la crítica nuevamente le dio la espalda a este intento de convertir series animadas en películas. Con un puntaje de 39 puntos porcentuales, Rotten Tomatoes le dio un espaldarazo al afirmar que es una producción sobrevalorada y carente de coherencia en la historia. Pero, "opinólogos" como en el portal web The Pulp, creen que la película de los hermanos Wachowsky no es la culpable, sino el público del 2008, que no estaba preparado para ella.

Dragon Ball: Evolution. Anime conocido mundialmente, reproducido incontables en Cartoon Network y decenas de cadenas televisivas en el mundo e ídolo de multitudes, pero destruido por los que lo llevaron al cine. James Wong, rehízo la historia pensando en los que no estaban muy familiarizados con el manga y la serie animada, pero no contó con que los fanáticos eran su público objetivo, el que más esperaba la película, y que más decepcionado quedó. Prueba de ello su recaudación de apenas 9 millones de dólares en su semana de estreno.

Críticas van, críticas vienen y el público contradice a los críticos. Sin embargo, eres tú quien elige qué es bueno o desastroso, tras estas reseñas, ¿arriesgarías tu infancia al verlos? 

Escribe Karla Alessandra SANTOS MENDOZA


Deja tu comentario