LUNES, 23 de Julio de 2018

Fanboy

23/05/2013

La otra cara de la moneda, cuando el calor ataca a las mascotas

¿Te haz preguntado por qué jadean los perros? Encontramos dos razones o explicaciones de este proceso, uno es para refrigerarse y bajar su temperatura y la otra, porque están a punto de sufrir un golpe de calor.
Compartir esta nota
Si notas que tu engreído tiene continuos sofocos ¡cuidado!, puede deberse a problemas cardíacos. Sin embargo, los sofocos también son los síntomas más comunes de un posible golpe de calor, que puede poner en peligro su vida. Po esa razón, es imprescindible  aprender a diferenciar si tienen miedo, calor o malestar general. 

Los perros no sudan como los humanos después de una determinada actividad física, ellos usan su boca y su lengua para eliminar el exceso de calor en sus cuerpos. Los gatos por su parte, también son muy sensibles a las temperaturas altas debido a que tampoco pueden regular la temperatura de sus cuerpos.

Sólo bastan 10 o 15 minutos para que una mascota muera dentro de un auto con la ventanillas cerradas y expuesto al inclemente sol, recuerda que ellos no tienen glándulas sudoríparas para regular la temperatura de este encierro, por lo que en pocos minutos empezarán a jadear, tendrán temblores musculares, aumento del ritmo cardíaco y finalmente un paro respiratorio. 

De inmediato, debes trasladarlo a la Veterinaria más cercana, explicando que se trata de un posible "golpe de calor" para ganar tiempo en el diagnóstico y salvar su vida. 

La llegada del verano es motivo de alegría para todos los que aman el sol y la playa, en el caso de los animales estar expuestos al radiante sol por muchas horas puede deshidratarlos rápidamente, ¿qué hacer? considera incrementar las horas de paseos diarios en esta estación, para ventilarlos y ayudarlos a enfriar sus delicados cuerpos. 

El agua, jamás debe faltar en su dieta diaria, también debes evitar que tengan contacto con pisos de cemento expuestos al sol, si tu auto no tiene aire acondicionado lleva toallitas húmedas o hielo para refrescarlos, un buen corte de pelo en el caso de los canes será una excelente alternativa, al igual que tener siempre los espacios ventilados.

Recuerda que hay otros factores que debemos tener en cuenta: su edad, historia clínica, alergias o afecciones particulares que tu engreído ya tiene y que debes considerar cuando el invierno nos abandone. Finalmente ni muy frío ni muy caliente, es la frase que podemos usar para recordar que "ellos" dependen de sus protectores para saber como cuidarse.

Escribe Shanny ROBLES PLASENCIA

Deja tu comentario