MARTES, 13 de Noviembre de 2018

Zapping

03/04/2015

¿Cómo entender al Doctor Who?

Bajo la imagen de un justiciero en el tiempo, “El Doctor” muchas veces es incomprendido por la labor que ejerce. Y es que alterar el pasado y el futuro no es algo sencillo. El ícono de la cultura popular británica lo sabe muy bien.
Compartir esta nota
La serie de televisión Doctor Who relata la historia de un explorador conocido como “El Doctor”, cuyo vehículo para realizar sus viajes es el TARDIS (Tiempo y Dimensión Relativa en el Espacio por sus siglas en inglés), una nave con conciencia propia. De manera que ésta logre ser camuflada entre la sociedad, adoptó la apariencia de una cabina de policía, muy frecuente en los años sesenta durante la primera serie emitida.

Este personaje se caracteriza por salvar civilizaciones, ayudar a gente común y corregir las injusticias que considere, tanto del pasado como del futuro. Esa personalidad tan peculiar ha llevado a muchos críticos a describirlo como un “viajero alienígena excéntrico”, el cual destaca por su gran inteligencia.

Con relación a su máquina del tiempo o TARDIS, ésta posee un espacio mucho más grande en su interior y es debido a una falla crónica en su sistema que conserva una apariencia algo retrógrada, con dos puertas de color azul y sin ventanas de por medio. Pero, en fin, lo importante es que sea útil para el cometido propuesto.

Hablar de “El Doctor” sin mencionar su destornillador sónico sería pecado, pues éste le permite acceder a puertas, escanear sistemas electrónicos, recabar datos, analizar materias y ubicar formas de vida. Sin duda, una herramienta de carácter pacifista que desplaza cualquier intervención bélica.

Puede ser dificultoso entender a un tipo como éste, más aún cuando tiene la virtud de regenerarse y alcanzar hasta trece encarnaciones, cada una de ellas con distintas particularidades. No obstante, antes de juzgarlo, habría que estar en sus zapatos y pensar si estaríamos dispuestos a enrumbarnos en estas misiones. ¿Usted lo estaría?

Escribe Dante Daniel MORETTI CASTRO


Deja tu comentario