MARTES, 13 de Noviembre de 2018

Travellers

26/12/2014

La magia de Yauyos

La sierra limeña luce paisajes que no tienen nada que envidiarle a la Cordillera Blanca, cerca de la capital, solo a unas horas, podemos darnos el lujo de disfrutar de hermosos parajes que te transportan a un viaje que deslumbra paso a paso.
Compartir esta nota
Para iniciar el recorrido debemos llegar a Tanta, el distrito más remoto de la provincia de Yauyos, que cuenta con 33 lagunas y una notable cordillera que hace palidecer de la envidia a cualquier forastero. El nevado Pariacaca, considerado una deidad o apu desde tiempos prehispánicos, es su mayor referente.

Sin embargo, pocos limeños saben de su existencia, y menos del estupendo camino inca que recorre estos parajes. En medio de la laguna de Mullucocha se puede transitar por este, conocido como Escalerayoc, que trepa por las faldas del Pariacaca.

Existe una cueva que tiene pinturas en las paredes rocosas, donde se encuentra Cuchimachay (hombre primitivo de Huarochirí), con escenas de cacería y reproducción auquénidos hechas hace más de 10 mil años, considerado uno de los mejores vestigios de arte rupestre en el Perú.

Yauyos tiene entre su gastronomía generosa a las truchas fritas, bistecs de carne de alpaca, deliciosas pachamancas, así como sopas de queso y patascas, pero es infaltable en toda comida el postre: la mazamorra de oca. Para hacer más cálida la estancia nada mejor que un mate de muña o la tradicional chicha de jora.

No te olvides de llevar ropa de abrigo para la noche y ligera durante el día, además de botas de caña media, impermeable, bloqueador, lentes de sol, bolsa de dormir de alta montaña, si se te antoja quedarte e infaltable una cámara de video para registrar nevados, lagunas y cóndores. 

Terminada la caminata puedes hospedarte en el Yauyos Lodge. La ruta de Lima a Tanta donde se inicia la caminata, son 299 Km. (5 horas), vía la Oroya, Pachacayo y Cochas. Las empresas de buses terrestres que recorren toda la carretera central te llevarán hacia La Oroya.

Escribe Gissela CARHUAMACA PORTILLO

Deja tu comentario