MIÉRCOLES, 14 de Noviembre de 2018

Fanboy

22/04/2013

¿Cómo domesticar a tu león?

Innumerables veces escuchamos decir "soy como un perro fiel", pero jamás "soy como un gato fiel", quizás porque ignoran que los gatos aman de tal forma a su protector humano, que se deprimen y angustian ante la pérdida o el abandono de ellos.
Compartir esta nota
Así es, diversos estudios realizados por profesionales en comportamiento animal detectaron cambios drásticos de hábitos en gatos separados de sus protectores, algunos dejan de comer hasta morir. 

Por lo tanto, la imagen que tenemos del felino ocioso, indiferente, comelón y dormilón plasmado en caricaturas como "garfield" no es la misma para todos los felinos caseros.

¿Cómo podemos lograr una compañía perfecta con ellos? recordemos que los animales "también sienten" y sufren al igual que los humanos. Un punto importante a tener en cuenta es acostumbrarlos a nuestra presencia, nuestras palabras y juegos, estudiando pacientemente cada gesto. 

Por ejemplo, aprendiendo a diferenciar los maullidos que emiten cuando tienen hambre, cuando quieren salir al patio o incluso cuando quieren una caricia. 

Recuerda esterilizarlos para evitar que se escapen si entran en celo, que nunca les falte, agua, comida y abrigo, los gatos relacionan mentalmente: comida + protector = hogar ¿cómo serle infiel a quién te da todo?, si no lo haces perderás su confianza y tendrán que buscar alimento en la calle exponiendo sus vidas.

Las personas que tienen gatos desarrollan la increíble habilidad de diferenciar cada sonido, mirada y movimiento de sus engreídos. No pienses que sólo los perros aprenden trucos, los gatos también lo hacen y les encanta correr detrás de sus protectores si estos, los inducen al juego. Incluso, estos bellos felinos pueden convivir con pericos, palomas y aves sin comérselas si viven con ellas desde cachorros. 

Finalmente, como todo ser viviente los "leones caseros" en cuerpo de gatos también son seres de costumbres que no se separarán de tu lado si se sienten protegidos. Ellos graban en sus cerebro la imagen de quien los ama y aunque tengan un rostro inexpresivo demuestran su afecto con mirada fija, ronroneo intenso y lealtad absoluta. ¡Adoptando un gato, vivirás inolvidables experiencias!

Escribe Shanny ROBLES PLASENCIA

Deja tu comentario