LUNES, 23 de Julio de 2018

Fanboy

25/03/2013

Cuando los animales sufren de estrés

Al igual que los seres humanos los animales también sufren de trastornos nerviosos ocasionados por distintos factores externos que los hacen víctimas del estrés, una enfermedad del mundo moderno y que debemos cuidar en nuestras mascotas.
Compartir esta nota
Las tensiones por vivir en ambientes cargados de violencia, maltrato, hacinamiento, encierro recurrente, la soledad, el abandono, la experimentación,  entre otros factores; los convierte en seres tristes, enfermos, agresivos y desconfiados. 

En nuestro entorno más íntimo,  por ejemplo, los juegos artificiales se convierten en una terrible tortura que acelera su ritmo cardíaco desencadenando muchas veces en infartos, debido a que su capacidad auditiva es superior a la nuestra.

En estos casos, debemos acudir a un veterinario de confianza para que le administre un sedante que evitará que nuestros engreídos entren en pánico en fechas como la navidad o el año nuevo. Sin embargo, estos sedantes sólo deben ser administradas en fechas específicas.

¿Cómo ayudarlos? Los animales, en especial los llamados “menores” (perros y gatos) por su naturaleza cálida e inocente necesitan de un ambiente seguro. Es importante evitar los gritos, jamás golpearlos o romper su rutina diaria. Sus cambios de carácter, enfermedades fisiológicas como diarreas o vómitos son señales de alerta que urge atender de inmediato, en especial si su edad es avanzada. 

Finalmente, todos los seres vivos merecemos vivir en paz para disfrutar al máximo los años que nos quedan de vida,  los animales no son la excepción. Si quieres en casa un animal sano y sin estrés la receta más económica, práctica y efectiva se llama “amor”. 

Escribe Shanny ROBLES PLASENCIA

Deja tu comentario