MIÉRCOLES, 13 de Diciembre de 2017

Fanboy

14/03/2013

Un corazón de gigante

"Mamá, yo quiero un perro grande". Es la frase más escuchada en los niños, ellos son sabios y sinceros desde siempre, porque tener un peludo grande contrario a los prejuicios que existe sobre ellos, también tiene varias ventajas.
Compartir esta nota
Si bien los perros pequeños, necesitan poco espacio y son de apariencia encantadora,  desarrollan mal carácter en su mayoría. Los perros grandes son como niños gigantes, tranquilos, tiernos, observadores y menos engreídos, lo que facilita su adecuado entrenamiento y efectivo proceso de socialización con humanos. Quizás por eso los niños los prefieren.

Definitivamente, se adaptan rápido a los lugares pequeños porque al no ser  tan activos y juguetones se sienten cómodos  en un mismo espacio. 

No obstante, también necesitan de cuidados veterinarios, paseos continuos,  naturaleza y  compañía, como los  de raza pequeña. 

Si eres de las personas que disfrutan de largas caminatas, un perro de raza grande será de gran compañía, te dará seguridad y tranquilidad. 

Ambas razas son encantadoras, cada una con distintas características y cualidades que los hacen especiales. Sin embargo, es muy importante desterrar la idea de verlos como un problema, investigando y escuchando la voz de los profesionales expertos como los etólogos, antes de descartar la idea de adoptar un encantador amigo peludo de ¡corazón gigante!.

Escribe Shanny ROBLES PLASENCIA

Deja tu comentario